Seguidores

sábado, 19 de junio de 2010

EL GRAN PROBLEMA

España vive una época de zozobra y desencanto. La crisis económica, que ha provocado que tantos compatriotas se asomen al balcón de la miseria, de la penuria y de la desesperación, no es más que el último clavo en la tapa del ataud de nuestra Patria. Darse una vuelta por los blogs que frecuento, leer sus razones, comentarios, argumentaciones, repasar sus análisis de la situación, me hace comprender que no toda España se ha quedado ciega y muda, que somos muchos los que, en la medida de nuestras posibilidades, denunciamos, alto y claro, lo que está pasando en nuestro País.

La crisis económica, el último clavo. Pero antes, ha habido otros. España atraviesa, ya desde hace años, una crisis de identidad, una crisis social, una crisis moral...

España, cada vez más, parece una Nación que no quiere serlo, habitada por No Naciones que pretenden serlo. Durante años, nuestros políticos, y, por desgracia, no sólo los nacionalistas, se han dedicado a rascar con un punzón el cemento que une los ladrillos, las Regiones de nuestra Piel de Toro. Poco a poco, pero con una labor constante, van dando pasos siempre en la misma dirección.

A los nacionalistas, en particular, se les puede criticar muchas cosas, tantas..., pero entre ellas no está su falta de perseverancia, ni su astucia ladina. Todo nacionalista es independentista, hasta los que no apuestan por la separación, porque su afán es manejar, absolutamente, todos los ámbitos de control económico, cultural, social, de sus regiones. Tener un Estado propio o seguir siendo España, deja de tener mucha importancia cuando se difumina la diferencia entre ambas situaciones. Continuar en España, cuando en tu territorio puedes hacer y disponer a tu antojo, cuando no te afecta lo que se pueda decidir en Madrid, cuando eres el amo y señor de todo el cotarro, no es ningún problema. Más aún, les puede ser beneficioso en determinadas situaciones.

De ahí que antes haya escrito "astucia ladina". Cada vez que se requiere su apoyo en una votación en Madrid, cada vez que hay que negociar con ellos cualquier cuestión, ellos chupan del bote, sacan algo en limpio. Competencias, dinero, infraestructuras, inversiones,... En cada momento, hay un interés en particular, pero, sobre todo, lo que consiguen es, despacio pero constantemente, tener cada vez más poder, más control sobre sus recursos, alejar a su población del resto del País.

Y saben que, lo que han logrado, ya está, ya lo tienen. Inmediatamente, se marcan un nuevo objetivo. Poco a poco, sí. Despacio, sí. Pero siempre en la misma dirección. Lo que tienen, no lo van a perder. No hay Gobierno en España, no lo ha habido, al menos, hasta ahora, que les ponga en su sitio. Nadie se ha atrevido, ni se espera, a decirles, sin paliativos, BASTA. Basta a manejar sus recursos deslealmente, basta a despreciar al resto de españoles, basta a gestionar competencias cedidas por el Gobierno Central, o, lo que es lo mismo, por el resto de España, buscando alejar a tu gente de la que ha sido su Patria durante siglos, basta a permitir el adoctrinamiento de generaciones de españoles, eduacados en la ignorancia de su propia Historia y de su pasado.


Éste es el gran problema de nuestra España. Un Estado de las Autonomías diferenciador, discriminador, contrario al interés común y creado con la peregrina idea de hacer felices a unas regiones que lo último que nunca han querido es ser una Autonomía.

Si coincidimos en este análisis, la solución, las medidas a tomar, aún traumáticas, parecen claras, ¿no? No nos debe temblar el pulso. España es lo que está en juego.

18 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Buen resumen del tema, conciso y completo.
No tengo nada que añadir porque lo has dicho todo.

inisfree dijo...

Te lo agradezco, Tellagorri, porque tengo la costumbre de dejarme cosas en el tintero.

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Amigo inisfree, has puesto todas las cartas sobre la mesa: esta España parece desmoronarse ante las argucias de los nacionalistas, en especial catalanes y vascos, que han metido sus putrefactos tentáculos hasta lo más profundo de esa maloliente pcilga que es la Moncloa...lo que no han conseguido siglos de luchas europeas, de revueltas (p.e. las de 1640), de invasioes extranjeras, etc etc lo están consiguiendo cuatro mindundis, en especial los llamados socialista, primero de Felipe y luego de ZP, es que vamos a dejar que lo hagan?...yo almenos nos, nací en un país llamado España y quiero morir en él...solo los españoles podemos oponernos a la destrucción de nuestra patria, el gobierno es del pueblo y no de estos sucios h**s de p**a

Saludos.

inisfree dijo...

Pués la cosa está muy malita, Carolus. Nos hemos dejado comer demasiado la tostada.

¿Quién le pondrá ahora el cascabel al gato?

aspirante dijo...

El gran problema reside en la ley electoral, que prima excepcionalmente a los partidos nacionalistas. Eso por un lado.
Por otro, se les ha dejado hacer por el complejo del qué dirán: si te oponías políticamente a ellos eras tildado de facha, fascista, franquista, intolerante...
Vuando España es muy anterior a Franco, al fascismo, a los propios nacionalistas...
Hay cosas que son intolerables, si se las combate no hay por qué acomplejarse por que le denosten a uno.
Las autonosuyas son lugares donde acomodar a los militantes y facilitarles sueldos, prebendas y gabelas, por lo que los dos grandes partidos tampoco están interesados en su desaparición. Millares de altos cargos se irían al paro, y muchos no tienen dónde ir ni encontrarían trabajo en las empresas privadas por su ineptitud.
El sistema es diabólico y está podrido.
Y otros cazando osos borrachos.

inisfree dijo...

Se les ha dejado hacer, primero, porque han necesitado sus votos, como dices, aspirante, fruto de una estúpida ley electoral, y segundo, por miedo a su reacción si se les corta las alas, por miedo a convertir esas zonas de España en un polvorín.

Natalia Pastor dijo...

Aquel "café para todos" de Clavero Arévalo ha desembocado en lo que ahora estamos:diecisete virreinatos incontrolables,deficitarios,que han roto no sólo la igualdad entre todos los españoles, sino que además nos lleva a la quiebra.
Un Estado como el actual es absolutamentre insostenible, y la única solución real es volver al punto de partida.
La clave,Inisfree, es que nadie está dispuesto a ponerle el cascabel al gato.

Draco dijo...

Es el resultado de la balcanización de España, que ya estaba avisada y que nadie creyó.

La solución, con estos partidos, es imposible.

Eva dijo...

Nuestro problema parte de una Constitución realizada desde el complejo. Los nacionalistas nunca han ocultado sus objetivos y han ido a por ellos. Lo que han conseguido ha sido a costa de los españoles. Ese es el peor negocio que hemos hecho.
Un saludo.

Soldado Vikingo dijo...

Pese a que se eliminaran las autonomías, los separatistas seguirían siendo los que controlaran las decisiones del futuro Gobierno. Me explico: si en unas elecciones sin autonomías uno de los dos partidos mayoritarios no consigue mayoría absoluta, dependerá de los acuerdos que alcance con Ciu o PNV, por lo que estos siempre estarán al tanto de como conseguir mayor beneficio.

inisfree dijo...

Pués habrá que ponérselo, Natalia. Y más pronto que tarde, o ya no habrá solución... si es que la hay aún.
Qué pocos años son necesarios para destruir siglos de Historia...

inisfree dijo...

Balcanización, Draco, buen término que puede resumir mi entrada. Y todos sabemos cómo acabaron las cosas en los Balcanes.

inisfree dijo...

Sí, Eva, esa Constitución que trató de contentar a los incontentables. Como mínimo, fue un error de cálculo. Una Ley Máxima que debe servir de manto bajo el que todos nos cobijemos, ha servido para todo lo contrario, para separar, desunir y colocarnos en un sendero intransitable.

inisfree dijo...

De ahí, Soldado, de la necesidad de modificar la Ley Electoral y/o el sistema de representación. Las Autonomías o las Regiones tienen su ámbito propio, que debería ser el Senado.
En el Congreso de los Diputados se debería hacer lo posible por evitar que un partido respaldado por alrededor de diez millones de votantes, sea cual sea, dependa de estos partidos minoritarios y antiespañoles para gobernar.

Y esto sí que no me parece muy difícil de poner en práctica.
Eso sí, volvemos a lo del cascabel y el gato.

aspirante dijo...

Inisfree:
No nos engañemos, no fue por temor a que esas regiones se convirtieran en un polvorín, fue por complejo de "demócratas agudos o sobrevenidos".
También se decía que el País Vasco se convertiría en un polvorín si se ilegalizaba Batasuna, y no pasó otra cosa que no fuera el tiempo.
A los problemas hay que enfrentarse a las claras y por derecho. Actuando como se actuó se alimentó a la bestia, cogió fuerzas y cad vez pide más alimento.
Son malvados, pero coherentes. No tienen prisa.
Como bien dice Natalia, hay que ponerle el cascabel al gato, pero al igual que tú soy pesimista. Nadie tiene interés en hacerlo.
Sé de uno que se va a ir al paro por estar de boda.

Maribeluca dijo...

yo coincido con aspirante, y hasta que nadie le eche un par de..narices para cambiar esa maldita "ley electoral" estaremos siempre en las mismas..lo escuché tímidamente en el Madrid Arena a los peperos antes de perder las últimas, y luego ya no más.. no sólo eso, sino ese giro postmejicano para hacerse más simpáticos asumiendo la propaganda de los del cordón sanitario, que está haciendo del "nuevo PP" un aguachirle donde no caben las San Gil y Otaolas...en fín, daría para mucho el tema; es buena la definición de una nación que no quiere serlo y regiones que desean serlo, la mayor amalgama que nos une es la afición futbolera, nunca se ven tantas banderas en los balcones como durante el Mundial (suspiro)

inisfree dijo...

Yo, en cambio, sí creo, aspirante, que se elaboró la Constitución con esa vana esperanza. Y bien que lo estamos pagando ahora.

Y, efectivamente, volvemos al cascabel.

inisfree dijo...

Te respondo lo mismo que a aspirante, Maribeluca. Pero, además, si el PP está en esas... ¿qué podemos esperar?