Seguidores

martes, 14 de junio de 2011

La otra política - Elecciones a la Presidencia del Athlétic

Uno podría preguntarse acerca de lo que puede tener que ver un equipo de fútbol y sus elecciones a la Presidencia, con la Política. Pero, qué duda cabe, estaría pecando de la mayora de las inocencias. Si, además, ese equipo de fútbol es el Athlétic Club, mucho más.

Ya lo dijo en las pasadas elecciones José Luis Bilbao, Diputado General de Vizcaya. Lo más grande es ser del PNV, del Athlétic y de la Virgen de Begoña.

El Athlétic es uno de los símbolos y de los embajadores más señeros de Vizcaya. Su implantación y su importancia como entidad social está más que demostrada. Su tirón popular tiene poco parangón en el mundo de fútbol, ni aún entre los clubes más importantes de España y del mundo.



Y, dentro del PNV, partido que, históricamente, se ha considerado el casi único representante de lo más granado de Vizcaya, mirando por encima y muy de lejos a los demás, no se concibe al Athlétic sino como un apéndice deportivo del nacionalismo vasco. El dato de lo variopinto de sus hinchas, repartidos no sólo por el País Vasco, sino por el resto de España y del mundo, no resulta relevante para los nacionalistas vascos. Tiene que quedar clara la conexión PNV-Athlétic.

Y la mejor forma de que así sea es a través de un Presidente que, más o menos expresamente, se le sepa próximo al Partido.

Antes que Macua fueron los últimos Presidentes José María Arrate, peneuvista, de 1994 a 2001, Ignacio Uría, peneuvista, de 2001 a 2003, descanse en paz, Ignacio Ugarteche, peneuvista, de 2003 a 2004, Fernando Lamikiz, peneuvista, de 2004 a 2006, y Ana Urquijo, peneuvista, de 2006 a 2007. Casualidades de la vida, que dice alguno.








Hace unos meses se daba por hecho que Fernando García Macua iba a salir reelegido otros cuatro años más. El abogado ni siquiera esperaba que se presentara ninguna plancha para arrebatarle el sillón. Dentro del Athlétic, las aguas bajaban tranquilas.

A pesar de la pésima coyuntura económica general, el club estaba siendo bien gestionado, no pasaba apuros y sus cuentas estaban saneadas. En lo deportivo, tras unos años de problemas clasificatorios, se va amalgamando una plantilla que lucha, habitualmente, por entrar en Europa, donde volverá a estar la temporada próxima. También se pudo disfrutar de una final de Copa, muchos, demasiados, años después. En ocasiones, el juego no ha sido brillante. Pero los resultados cantan.




Sin embargo surgió la sorpresa. El ex-número 8 rojiblanco, Josu Urrutia, ha dado un paso adelante y pugnará por la Presidencia.

Y no es un candidato bluf. No es un advenedizo ni un casual aburrido al que le apetece figurar en los rotativos durante unas semanas.

Es un candidato serio porque es el candidato del PNV. El Partido no puede permitir otros cuatro años, ya serían ocho, fuera de la Presidencia del Athlétic.



Desde el primer momento comenté con simpatizantes del equipo que, no habiendo una necesidad real de descabalgar del puesto a Macua, no pudiendo achacársele una mala gestión, no pudiendo criticarle los resultados deportivos ni económicos, sólo había un motivo para la candidatura de Urrutia. El PNV quiere un Presidente nacionalista y simpatizante del Partido.

Sin más.

Se trató de disfrazar el hecho desde el punto de vista de la posibilidad de un cambio de entrenador, ya que Caparrós, por el tema del buen o mal juego, estaba recibiendo algunas críticas por parte de los seguidores. Y, a priori, Caparrós seguiría si Macua continuaba.

Pero, poco a poco, se va descubriendo claramente el pastel. El PNV, tácitamente, sin una posición pública que sería contraproducente, está apoyando la candidatura de Urrutia. Se pudo ver ayer en la presentación oficial. Y se sabe ya que, detrás, empieza a haber "trabajo de batzoki".



Lo que Fernando García Macua no debería perder, en virtud de su trabajo y resultados, lo puede perder en virtud de su distanciamiento, o, al menos, no sintonía, con el PNV. Sus predecesores eran nacionalistas vascos, como tiene que ser. El actual Presidente mantiene buenas relaciones con miembros del PSOE y del PP.

Sin embargo yo, a fecha de hoy, no tengo ni idea de con qué Partido puede simpatizar Macua. Ni me importa. Tampoco si fuera peneuvista.

Porque, en mi opinión, las elecciones al Athlétic deberían ser un tema exclusivamente deportivo, no político.

No va ser así. Y el PNV, de puertas adentro, se va a volcar con Urrutia, su candidato. Perder sería como perder la Alcaldía de Bilbao. Sería constatar que las bases rojiblancas optan por la gestión y no por las simpatías políticas a la hora de decidir un Presidente.

Va a ser una pugna interesante y, posiblemente, muy igualada.

Como seguidor del Athlétic, espero que gane Macua, porque las cosas van bien, así que ¿a qué cambiarlas?

Finalizar diciendo que no trato de denostar a Josu Urrutia, un grandísimo jugador, por el que siempre he sentido una gran simpatía y del que no dudo pudiera realizar un buen trabajo de Presidente. Pero mejor más adelante. Ahora ya hay uno bueno.

9 comentarios:

José Luis Valladares Fernández dijo...

Ser presidente de un club de solera da mucho pretigio y suelen aprovecharlo para prosperar en la vida profesional.
Que se lo digan sino a Florentino Pérez. La presidencia del Real Madrid, le ha ayudado y mucho para ganar terreno en los negocios. Sin esa presidencia, seguro que en los negocios no hubiera llegado tan lejos como ha llegado.

Saludos cordiales

inisfree dijo...

Ésa es otra vertiente, José Luis. El hecho de que haya tantos empresarios que dan el salto hacia la presidencia de equipos de fútbol no es casualidad. Ni simple cuestión de amor a unos colores.

zurigorri dijo...

En este caso, aunque entiendo gran parte de las afirmaciones que viertes en el blog, no puedo estar de acuerdo.

Es cierto que Josu, por ejemplo, es el candidato del Deia, como Macua lo es el de El correo.
Macua lo está haciendo bien, dices. Se ha llegado a una final de Copa, seguimos en primera división (y van...), clasificados para la Uefa vía Liga, uno de los equipos menos endeudados del estado, una masa social que da envidia al 95% de los clubes, seguimos siendo un club de socias y no una sociedad anónima, etc. Muy bien, nadie ha dicho que Macua haya hundido este club.

Ahora bien:
-La gestión que el presidente Macua hizo de las entradas para la final de Copa fue, simple y llanamente, vergonzosa (y lo dice un afortunado que pudo acudir a Mestalla aquel día).

-Las cifras de balances a final de ejercicio de Macua no son, en absoluto, mejores que las de sus predecesores. De hecho, en varias ocasiones ha incluído en un sólo ejercicio, dinero comprometido en diversos plazos posteriores para mostrar un resultado, cuando menos, falseado.

-Ha sido terriblemente egoísta e interesado en todo lo que respecta a la cita electoral que nos espera a los socios, postponiendo hasta que no ha podido más la convocatoria electoral por un simple interés particular que en nada beneficia al Athletic.
Baste decir que si el Racing llega a empatar en el córner que tuvo en los últimos minutos del último partido, tendríamos elecciones 11 días antes del primer partido oficial de la Uefa.

No quiero extenderme más ahora acerca de Macua y sí un poco en lo del Pnv (una de cuyas cabezas visibles y con mayor fuerza es el alcalde Azkuna, quien ha dado públicamente su apoyo a Macua hace no demasiados días).

Que una gran mayoría de presidentes del club tengan que ver con el pnv no es suficiente como para extraer conclusiones exclusivamente en clave de poder político.
Te recuerdo que somos el club más relevante de Bizkaia (es oficial ya, o está a falta de publicación, pero puedes ir acostumbrándote al nombre de la provincia), donde alrededor del 40% de los votos son del PNV. Vamos, que es raro el lugar donde no hay un peneuvista y, por pura lógica matemática, el Athletic o cualquier otra entidad no está exenta de tal circunstancia.

Y no sólo el PNV es quien concibe el Athletic como un apéndice del nacionalismo vasco (como hace algunas décadas otros consideraban al Athletic el apéndice del nacionalismo español, Ansón, por ejemplo), es que, para muchos ciudadanos, lo es.
Y lo es porque el concepto de nación apela directamente al sentimiento de pertenencia de los ciudadanos, al igual que el Athletic es un club en el que el sentimiento de pertenencia está muy presente en su filosofía.

Me agrada haber conocido durante todos estos años a muchos aficionados del Athletic de fuera de nuestras fronteras, que están orgullosos de ser de un club que jamás les permitiría jugar con ellos. Estoy seguro de que hay mucha gente que no entiende el Athletic, pero es que no son del Athletic.

P.D: http://www.diariosdefutbol.com/
Tienes muchas secciones y entretenimiento para rato.
Un saludo y aupa Athletic (Sin tilde en la e, que parece mentira)

zurigorri dijo...

Me reservo para una contrarréplica la gestión de Macua en la firma de los derechos de televisión con Prisa Tv.
Bueno, no, ya lo suelto. Me parece lamentable una firma con Prisa TV (y, valga la redundancia, con prisas para vernderlo como un logro ante la cita electoral) por 33 millones anuales mientras equipos como la real o el betis, firman por 6 millones menos.

Athletic, el cuarto equipo con más audiencia de la Liga, sexto en la última temporada.
Betis, equipo recién ascendido de segunda división.
Real Sociedad, equipo que ascendió el año pasado y que se ha salvado en la última jornada.

Tanta urgencia había en firmar el contrato? No podía haber esperado hasta ver las cifras que negociaban otros clubes con mayores urgencias económicas que el Athletic (lo que, indudablemente, les sitaba en una situación de negociación infinitamente más débil que la nuestra)?.

Para mi, esta es otra actuación en la que Macua ha buscado descaradamente el interés particular sobre la del club que preside.

Soldado Vikingo dijo...

Es cierto que hay que separar la política del fútbol, pero al igual que algunos consideran al Barcelona el representante deportivo del nacionalismo catalán, el Athletic sigue una política totalmente peneuvista en cuanto al tema de las contrataciones (porque en su día jugó un francés solo por ser de la zona vasca en Francia, linguisticamente hablando).
Es una lástima que estas cosas se metan por en medio, porque de siempre hubo en todos sitios gente del Athletic. Es más, en mi pueblo aún quedan seguidores.

inisfree dijo...

Zurigorri, apelar a la gestión de las entradas para la final de Copa como muestra de una gestión es como decir que ZP no debe seguir por la pésima gestión de los centros de flores en la Moncloa por parte de Sonsoles. Era una situación sin solución ideal. Se ha comprobado con más equipos.

La contabilidad, en cualquier club o Empresa, tiene una serie de mecanismos de maquillaje legales y permitidos.

El hecho de que el 40 por ciento de los votantes vizcaínos sean peneuvistas, como dices, lo considero un argumento extraño. Si tienes un saco con un 40 por ciento de pepinos y un 60 por ciento de calabacines, es raro que metas la mano y el 90 por ciento de las veces saques pepinos.

En cuanto a los derechos de televisión, hoy el Sevilla ha firmado, muy satisfecho, un contrato igual que el del Athletic. Es lo que hay.

inisfree dijo...

Soldado, todo entrecruzamiento entre deporte y política no hace más que pervertir al segundo. Pero, al final, es lo que hay.

Señor Ogro. dijo...

Naturalmente que hay que hacer un análisis de corte político, más allá que el de la gestión económica o deportiva.

El PNV es un partido totalitario en el sentido de tener que meter sus narices en cualquier ámbito social para imponer su preeminencia. En cosas que deberían ser del ámbito meramente personal o apolitico (idioma en la educacion p.e.), en todos los sitios vemos el escudo de una diputacion, de un ayuntamiento, del gobierno vasco, etc. No siendo esto un mal unicamente del PNV, este partido con 30 años de poder en la espalda, tiene esto muy dentro. Es un Partido que asimila

El Athletic es el equipo más grande (hablo simplemente de magnitud social) del pais vasco, y mediante esa política deportiva que tiene, es especialmente sensible a ser invadido por el nacionalismo caciquil al que me refería.

Si alguien se cree que los batzokis se meten en esta aventura de forma casual, que se lo haga mirar. Mis suegros son nacionalistas y del PNV, y solo oirles hablar "del partido", me viene a la cabeza un grupo de harekrisnas. Que el PNV tiene intereses ahí es algo que tengo claro como que el sol sale por el este; aunque no lo reconozca oficialmente, que solo faltaría.

inisfree dijo...

Señor Ogro, por eso Macua, en la presentación de su candidatura, ha huido, como tiene que ser, de cualquier connotación política.

Supongo que también como baza electoral. Quieras que no que se asimile a un candidato a una opción política puede atraer sobre el otro votos de antipatías por ese partido.

En cualquier caso, gente del PNV van a votar a Macua también (conozco casos públicos y privados). Igualmente, sin duda, votantes de otros partidos lo harán por Urrutia.

Lo que sí queda detrás es el ansia del PNV por recuperar un sillón que consideran suyo por derecho natural.